DR. FERNANDO DELGADO VELILLA

Traumatólogo del Hospital Nuestra Señora del Rosario

La artroscopia es una técnica quirúrgica, de las llamadas “mínimamente invasivas”, en la que se introduce una fibra óptica en una articulación a través de pequeños orificios de entrada en la piel (1/2 cm). Al final de la fibra óptica hay una cámara que recoge las imágenes de la articulación aumentadas unas 4 veces de tamaño, lo que facilita mucho la visualización e identificación de las diferentes estructuras. A través de otra u otras pequeñas incisiones, del mismo tamaño, se introduce el instrumental quirúrgico que nos permite actuar sobre las diferentes lesiones articulares.


  • Hombro:
  • Inestabilidades, roturas tendinosas del manguito rotador, descompresiones subacromiales, patología de la articulación acromio-clavicular.
  • Codo:
  • Artrosis, fracturas osteocondrales, cuerpos libres articulares.
  • Rodilla:
  • Patología meniscal (resección y sutura), injertos meniscales, tratamiento de las lesiones condrales y osteocondrales.
    Inestabilidades (LCA, LCP). Patología sinovial.
  • Cadera:
  • Pinzamiento fémoro-acetabular
  • Muñeca:
  • Lesiones del fibrocartílago, fracturas, inestabilidades carpo
  • Tobillo:
  • Lesiones condrales de la cúpula del astrágalo, artrosis, síndrome meniscoide.